Alejándose lo suficiente de la imagen que se muestra aparece la cara de Jesús de Nazareth.