Nuestro equipo evalúa de forma continua la eficacia de los tratamientos, incorporando los avances que la comunidad científica va produciendo, así como el desarrollo de nuestra propia experiencia práctica con los casos que tratamos. Se tienen en cuenta diversos aspectos: qué síntomas mejoran y en qué medida, cuánto tarda en aparecer la mejora, grado en que esta se mantiene, cambios conseguidos en el funcionamiento social y laboral y calidad de vida, qué porcentaje de personas no aceptan el tratamiento y/o lo abandonan una vez iniciado, etc.

Terapia de Perspectiva Integradora

La Psicología Integradora (o Terapia de Perspectiva Integradora), se caracteriza por una alta capacidad receptiva y espíritu tolerante, asi como por un eclecticismo técnico y pragmático que permite albergar dentro de ella teorías y metodologías diferentes. Esas teorías son, de forma genérica, compatibles parcialmente entre sí, pero no totalmente coincidentes en cuanto a sus afirmaciones ni en cuanto a la metodología o estrategias.

La Psicoterapia Integradora concibe la realidad de forma sistémica, aspecto que comparte con los diferentes enfoques de la orientación humanista-experiencial y con la Terapia Familiar Sistémica. Es decir, entiende a la persona como un sistema, siendo este un conjunto de elementos conectados entre sí, de tal forma que la variación de uno de ellos influirá y alterará el conjunto.

Esta tipo de terapia considera, asimismo, que el sistema se encuentra dentro de sistemas más amplios (familia, por ejemplo) y a su vez estos sistemas dentro de otros más amplios (como podría ser una cultura concreta). También se entiende al individuo como integrado por diferentes subsistemas (cognitivo, corporal, afectivo, interaccional, práxico, entre otros) formando una realidad.

Por ello, aún cuando consideramos que nuestro modelo terapéutico se encuentra encuadrado dentro de este movimiento, no es indiferente a la discrepancia interna subyacente a la "integración" de diferentes metodologías y, opta por unos determinados compromisos, tanto teóricos como metateóricos, lo cual hace que la integración entre diferentes modelos sea desigual. En algunos casos el solapamiento es tan sólo a nivel de técnicas, mientras que respecto a otros sintetiza teorías psicológicas y clínicas y, respecto a otros, comparte metateorías comunes a varios de ellos, o parte de esas metateorías.

Terapia de Interacción Recíproca (TIR)

terapia interaccion reciproca boadilla
Una de las técnicas innovadoras que empleamos en Vértices Psicólogos, es la denominada Terapia de Interacción Recíproca o TIR. Esta es una psicoterapia de tiempo limitado y ecléctica que, de forma habitual induce estados hipnóticos en el paciente, produciendo un vínculo singular entre el terapeuta y el paciente, que culmina con la admiración mútua entre ambos. Su objetivo principal es conseguir llegar a los conflictos básicos del paciente.

En los conflictos básicos el sujeto suele tener insertados una serie de carencias en sus necesidades, al tiempo que un número de esquemas emocionales distorsionados, del tipo complejo emoción-moticación-cognición, que impiden una homeóstasis tanto psíquica como física y que se expresan a través de ocho canales de expresión del conflicto básico: motivacional, orgánico, psicosomático, psicógeno, emocional, cognitivo, relaciones interpersonales y conductual.

Terapia del Guión de Vida

La idea de que todos tenemos un plan o guión de vida, escrito en la infancia y vivido en la edad adulta, es la idea central de la teoría del Análisis Transaccional. Este concepto, se desarrolló en los años 1960 y se ha ido desarrollando posteriormente por muchos investigadores y psicoterapeutas. La idea esencial en la que se basa este tipo de psicoterapia radica en que siempre existe un proyecto de vida realizado en la infancia, posteriormente reforzado por los padres, que se va a justificar por los acontecimientos posteriores y, que culmina en una alternativa o camino vital elegido.

La teoría psicoterapéutica del guión de vida, presenta al paciente como el “protagonista” de una obra de teatro (su vida) en tres actos: El primer acto representa la infancia de la protagonista; el segundo acto representa la edad adulta, donde el

terapia guion de vida Pozuelo
protagonista puede luchar contra el guión de la obra, incluso puede aparentar liberarse de lo inevitable (Edipo huyendo de su destino) usando su “alternativa vital elegida” y reescribiendo el guión; y el tercer acto,  que es donde el protagonista se queda sin energía para seguir luchando contra el guión (la "catástrofe" si usamos el anterior símil griego de Edipo). Esencialmente, lo que la teoría viene a decirnos, es que el destino del guión siempre sigue su curso, de ahí el paralelismo con la “tragedia griega”. Por tanto, un aspecto distintivo esencial en esta teoría es que la secuencia de actos, culmina en la “alternativa elegida”, es decir, las decisiones están encaminadas a lograr la ganancia o la recompensa esperada.

Una parte clave de la teoría del guión de vida es la naturaleza “decisional” del plan de vida. Esto significa que el guión de un individuo surge de las decisiones tomadas en la infancia y, no sólo de los factores ambientales o de los padres. Diferentes niños criados en el mismo ambiente, pueden tomar decisiones diferentes que van a resultar en muy diferentes proyectos de vida. Las decisiones de guión hechas en la infancia se deben diferenciar con claridad de la toma de decisiones en la edad adulta, es evidente que los niños pequeños no tienen las mismas facultades mentales que los adultos y, su toma de decisiones se basa principalmente en los sentimientos, emociones y sensaciones corporales en lugar de la lógica adulta y la realidad probada.

Terapia Gestalt

terapia gestalt Majadahonda
La terapia Gestalt es una psicoterapia perteneciente a la corriente de la psicología humanista (o también llamada Tercera Fuerza) y, está caracterizada por no estar hecha exclusivamente para tratar enfermos, sino también para desarrollar el potencial humano.

La terapia Gestalt es una psicoterapia que se enfoca más en los procesos que en los contenidos. Asimismo, pone énfasis sobre lo que está sucediendo, se está pensado y sintiendo en el momento, más que en lo que fue, pudo haber sido, podría ser o debería estar sucediendo.

La terapia Gestalt utiliza el método del darse cuenta ( o "awareness") predominando el percibir, sentir y actuar. El cliente (o paciente) aprende a hacerse más consciente de lo que hace. De este modo, va desarrollando su habilidad para aceptarse y para experimentar "el aquí y el ahora" sin la interferencia de las respuestas fijadas de su pasado.

El objetivo de la terapia Gestalt, aparte de ayudar al cliente (o paciente) a sobreponerse a síntomas, es permitir a la persona llegar a ser más completa y creativamente viva y, liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción óptima, la autorrealización y el crecimiento. Por todo ello, es por lo que también se ubica dentro de la categoría de las terapias humanistas.