En nuestros centros de Vértices Psicólogos contamos con especialistas en nutrición y dietética, cuyo objetivo es el ayudar a realizar los cambios necesarios en el estilo de vida de los pacientes, con el fin de controlar su peso y reducir de esta manera el riesgo de afecciones, cardiovasculares, diabetes, cáncer de colon o estómago etc.; así como establecer dietas adecuadas al tipo de vida, con mayor o menor actividad o ejercicio, de manera que se pueda disfrutar de un cuerpo sano, vigoroso y saludable. Puedes venir a visitarnos solicitrando una primera consulta orientativa gratuita a través de nuestros teléfonos o correo electrónico, para cualquiera de nuestros centros clínicos de Madrid y de la Zona Noroeste de Madrid (A6), en Las Rozas, Majadahonda, Pozuelo, Villalba, Torrelodones, Boadilla, El Escorial y Galapagar.

Tratamientos de nutrición TorrelodonesDentro de nuestro área de alimentación, nutrición y dietética de Vértices Psicólogos, nos gusta trabajar conociendo a la persona en profundidad para así poder ayudarle de la forma más eficaz a alcanzar sus objetivos. El éxito y la satisfacción de nuestros clientes es también nuestro éxito, por ello, trabajamos desde el primer momento para formar un equipo con el paciente. Durante la primera consulta, tratamos de obtener una amplia información del paciente, con el fin de poder establecer el plan de acción más adaptado a cada caso particular y necesidad.

 

Análisis de la composición corporal

La medición y análisis de la composición corporal la realizamos usando una metodología no invasiva para el cliente de impedancia bioeléctrica de última tecnología en un lapso de tan solo 25 segundos. El sistema vuelca los datos a un ordenador donde se recogen otros parámetros del cliente y almacena su evolución temporal a lo largo del tratamiento.

La tecnología de impedancia bioeléctrica permite medir la cantidad de grasa, agua y músculo que posee el cuerpo, haciendo circular una corriente de baja intensidad inapreciable para el paciente, debido a la diferente conductividad eléctrica de cada uno de estos tres componentes orgánicos. La grasa posee una mayor resistencia al paso de la corriente eléctrica que el músculo que contiene una mayor concentración de agua. Adicionalmente, se calcula el resto de los parámetros a través de un software donde se incorpora la edad, la altura, etc.

servicios-nutricion-dietetetica-pozuelo-alarcon.pngComo ejemplo, el tejido adiposo contiene de un 10% a un 20% de agua, mientras que el músculo, hueso y el propio agua externa a músculos y huesos, contiene una media de 70% a 75%. Los resultados se contrastan con estadísticas mundiales y locales para el segmento de edad, sexo y actividad física, de forma que se pueda realizar un diagnóstico correcto del paciente y extraer sus percentiles.

 

Qué hacer para no engordar o perder peso

La obesidad es la consecuencia de un desbalance energético, debido a una aportación calórica mayor que la que el cuerpo necesita o consume. Nuestro organismo está preparado para eliminar todo aquello que no necesita, pero esto posee un límite y depende, entre otros factores, del tipo de metabolismo basal que posea el individuo, edad, sexo, actividad física, etc.; por tanto, la cuestión de engordar o no hacerlo parecería pura cuestión matemática, menos calorías o más ejercicio, pero, ¿es esto del todo cierto?. A grandes rasgos sí, pero si reducimos drástica y sistemáticamente la ingesta porque o no nos gusta o no podemos hacer ejercicio físico, corremos el riesgo de ralentizar nuestro organismo y, esto, va a traer otras consecuencias, como, por ejemplo, desnutrición, carencia de algunos elementos esenciales para la actividad metabólica y, corremos el riesgo de descompensar nuestros niveles de insulina hasta tal punto, que cuando comamos algo, por poco que sea, nuestro organismo, en un acto de “protección”, acumule todo el sobrante “por si acaso falta más adelante”. Por tanto, la cuestión no es solo matemática’ o un juego de suma cero.

servicios-nutricion-dietetica-majadahonda.jpgCada individuo responde de una forma diferente a la misma cantidad de comida ingerida y de igual forma, al ejercicio físico practicado. Existen también varios factores emocionales implicados, en función de la actitud que mantenemos frente a los alimentos y la forma de ingerirlos.

La psicología de cada individuo comprende su fuerza de voluntad, su nivel de ansiedad o su estado de ánimo, haciendo que en unas ocasiones nos demos un atracón y en otras no probemos bocado.

La solución, por tanto, se encuentra en mantener un equilibrio calórico adecuado, en llevar una dieta sana y saludable, en realizar ejercicio físico frecuente y en equilibrar nuestra psique hacia una actitud positiva, evitando la necesidad de emplear mecanismos compensatorios o, en última instancia, controlando estos. Este último factor, conduce a los conceptos que denominamos psiconutrición y nutrición emocional.

 

Factores que producen que engordemos

Seguidamente enumeramos los factores que, a juicio del consenso de la comunidad científica, influyen más en la ganancia de peso y acumulación de grasas, o impiden su eliminación. 

No Son iguales todas las calorías

Los carbohidratos y el azúcar influyen de forma más significativa en el sobrepeso que las grasas saturadas.

Influencia de la medicación

Medicamentos como los antidepresivos, la cortisona, los ansiolíticos o los antiepilépticos, producen efectos colaterales en el metabolismo que conducen al sobrepeso.

Trastornos del sueño

El dormir menos produce una reducción de las hormonas que le indican al cerebro que estamos saciados, por lo que la sensación de apetito es más elevada.

Metabolismo basal

Cada organismo posee un genotipo diferente que determina cuanto engordamos o cuanto adelgazamos y como acumulamos o desechamos el exceso de calorías. Unos cuerpos son más ahorradores que otros y, por tanto, acumulan más grasas o queman de forma más eficaz, contribuyendo al engorde.

La herencia genética

Al igual que sucede con el metabolismo basal, la gordura es también hereditaria entre el 70 y el 80% de las personas, estando incluso identificado cual es el gen responsable de la obesidad.

La flora estomacal

Las colonias de bacterias que viven en nuestro estómago y nos ayudan a digerir, condicionan también nuestra capacidad para engordar o adelgazar.

Factores de índole ambiental

Nuestra forma de vida sedentaria es la que más influye en nuestra tendencia a engordar. Comemos en exceso, mal y de manera poco meditada. Hemos evolucionado durante cientos de miles de años como cazadores y recolectores, actividades que nada tienen que ver con el comportamiento de las sociedades occidentales actuales.

 

La pérdida de peso como objetivo

El camino para perder peso o, no ganarlo, viene de la mano de prestar atención a los factores que podemos modificar, esencialmente, llevar una dieta equilibrada y saludable, basada en frutas, verduras y proteínas y, reducir la sal, los carbohidratos, las grasas trans y el azúcar; así como no saltarse comidas, comer a las mismas horas diariamente y realizar ejercicio físico frecuente. La ayuda que prestan los expertos en nutrición y dietética de Vértices Psicólogos, aborda el problema tanto desde el punto de vista físico como psíquico, atendiendo no solo a establecer dietas, sino a modificar hábitos y actitudes emocionales.

tratamiento-de-obesidad-las-rozas.jpgLa ayuda y consejo profesional en lo relativo a nutrición y dietética, es por tanto esencial para establecer la dieta adecuada para cada individuo y, lograr una modificación eficaz de hábitos alimentarios a corto, medio y largo plazo, estableciendo un programa de reeducación alimentaría para conseguir que el peso se pierda de forma continuada y definitiva y, evitar las recaídas, la frustración, el abandono de la dieta y el efecto rebote.

 

Perder peso sin renunciar a nada

A todos los pacientes que llegan a nuestra consulta con el objetivo de perder peso, lo primero que les decimos siempre es lo mismo, comer de todo no engorda, comer mal si engorda. Para perder peso o no engordar, podemos comer de todo pero en las cantidades justas, masticando lentamente, saboreando el alimento, espaciando las comidas y realizando 5 ingestas al día, a ser posible a las mismas horas.

psico-nutricion-las-rozas_3.jpgEstá demostrado que la restricción de ciertos alimentos en las dietas, en especial aquellos que más nos gustan, conduce a la larga a la recaída y al abandono del tratamiento, pues no podemos vivir en permanente frustración con los alimentos más deseados al alcance de la mano. El factor emocional puede trabajarse y restringirse, pero finalmente, debido al cansancio, sufrimiento, frustración y ansiedad, acabamos buscando un mecanismo de compensación y abandonamos la dieta.

Nuestras dietas están pensadas para minimizar el sufrimiento del paciente, al tiempo que se aportan los nutrientes esenciales y se encaminan los objetivos del plan de pérdida de peso, enseñando al cliente a percibir su sensación de saciedad sin renunciar a aquello que más le gusta, controlando las cantidades de cada tipo de alimento para mantener el balance calórico correcto de acuerdo a su metabolismo basal y nivel de actividad física.

 

La nutrición en las diferentes etapas de la vida

La educación nutricional impartida en la niñez y durante la adolescencia, fundamentalmente por el ejemplo que los progenitores transmiten a los hijos, es la que se fija y habitualmente después se mantiene en la edad adulta. Los hábitos alimentaros incorrectos incrementan el riesgo de enfermedades crónicas que empeoran la calidad de vida. Es esencial mantener una alimentación correcta durante toda la vida para envejecer mejor y vivir más años.

Asimismo, a lo largo de nuestras vidas, las necesidades nutricionales cambian para adaptarse a cada etapa. Para que en cada una de ellas la alimentación sea correcta, el diseño nutricional debe adaptarse teniendo en cuenta la edad, la actividad desarrollada y la condición física de cada individuo.

 

La nutrición deportiva

El éxito en una prueba física y el incremento del rendimiento de un deportista, viene condicionado en gran medida por una correcta hidratación y un plan de nutrición adecuado. Para el diseño de la dieta de un deportista, han de tenerse en cuenta varios factores, como son el tipo de deporte que se practica, la intensidad del mismo, la duración y el horario de entrenamiento, así como los gustos de cada individuo.

tratamientos-nutricion-dietetica-el-escorial.jpgUna alimentación correcta y adecuada, es una de las bases del rendimiento deportivo, tanto en los profesionales del deporte como en los aficionados al ejercicio físico, unido, claro está, a la genética diferencial que posee cada persona, el tipo de entrenamiento que se ejerce y la motivación con la que se practica.

 

La nutrición clínica

Muchas de las enfermedades requieren de un programa alimentario adaptado a la patología que padece el paciente, ya sea con fines preventivos, para evitar empeorar en la dolencia, ya sea para coayudar a la sanación. Un asesoramiento nutricional diseñado a las necesidades del paciente y un plan de alimentación personalizado, logran mejoras evidentes en plazos relativamente cortos de tiempo.

En enfermedades como la hipercolesterolemia, hipertensión arterial, patologías cardiovasculares, diabetes, osteoporosis, anemia y trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia, la bulimia, o la obesidad mórbida, el programa alimentario adaptado y la dieta son absolutamente esenciales.

 

La nutición emocional

Dependiendo del estado de ánimo con el que nos encontremos, nos vamos a alimentar de una u otra forma, convirtiéndose los alimentos en un refugio accesible y fácil. Por ejemplo, los alimentos que poseen elevados contenidos en grasas, azúcares o sal, suelen producir consuelo ante estados de estrés, ansiedad, frustración o depresión.

nutricion-emocional-madrid-chamartin.pngMediante las técnicas de la nutrición emocional, el equipo de psicoterpeutas de Vértices Psicólogos guía y enseña al paciente a distinguir entre el hambre física y el hambre que está condicionada por el estrés, la ansiedad o la apatía, a través de diferentes habilidades psicológicas y, ayudándolo a regular sus emociones con técnicas de terapia conductual adaptadas al paciente.

 

La psiconutrición

La psicoterapia, combinada con dietas y complementos alimenticios, permite en los casos y pacientes más resistentes, con menor fuerza de voluntad o con trastornos graves de alimentación (anorexia, bulimia, obesidad mórbida), explorar las raices del problema y reconstruir los hábitos alimenticios conductuales desde su base creando disciplinas y rutinas armónicas con la vida y el entorno del paciente y, paliando la ansiedad durante el tratamiento para eliminar el sufrimiento del paciente y así evitar la depresión y el abandono del tratamiento.

terapia-tratamiento-nutricional-boadilla-del-monte.jpgLa psiconutrición es un área multidisciplinar en el que, dependiendo de la gravedad o anidamiento del problema, el plan de tratamiento y los objetivos terapéuticos que se persiguen, participan tanto psicólogos como nutricionistas o médicos, que deben trabajar de forma coordinada a lo largo de todo el proceso. Esta combinación de terapia, dieta, educación nutricional y, caso de ser necesario, algún complemento alimenticio y algún tipo de medicamento, ofrece soluciones eficaces para casos en los que es necesario intervenir desde varias disciplinas.

 

El coaching nutricional

El coaching nutricional es una herramienta muy potente que permite a las personas conseguir determinadas metas relacionadas con la alimentación y el estilo de vida. Se utilizan técnicas que permiten tomar conciencia de para que queremos algo, cómo lo vamos a conseguir y eliminar esas creeencias limitantes que nos impiden ir hacía nuestro objetivo.

Nosotros te acompañeremos en todo momento en el proceso y te daremos apoyo y motivación para el cambio y el mantenimiento. La combinacion de un plan nutricional adecuado y personalizado junto con las estrategias de coaching nutricional conducen de una forma satisfactoría a conseguir una meta.

El coaching nutricional ayuda mediante diferentes técnicas a que el paciente logre alcanzar sus objetivos, ya sean estos la pérdida de peso, la mejora del rendimiento deportivo o la mejora de sus hábitos alimentarios.