Suele existir una base neurobiológica en los trastornos afectivos, siendo los más comunes:

  • Trastorno depresivo mayor
  • Trastorno ciclotímico
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno distímico
  • Trastornos del ánimo inducido por sustancias
  • Trastornos del ánimo generado por enfermedades
  • Alteraciones del Interés y motivación

hipocondria Las RozasEn todos nuestros centros de Vértices Psicólogos de Madrid y de la Zona Noroeste de Madrid (A6) , en Las Rozas, Torrelodones, Boadilla, Villalba, Pozuelo, Galapagar, Majadahonda y El Escorial, tratamos los trastornos afectivos, mediante la aplicación de técnicas terapéuticas de tercera generación y psicoterapia avanzada, con bases Sistémico Construccionistas y fundamentos científicos y terapéuticos Cognitivo Conductuales, de Análisis Transaccional y de Terapias Humanistas como la Gestalt, con más de 20 años de investigación clínica y 50 años de avance internacional, adaptados a nuestra realidad sociocultural actual, estableciendo rutinas y disciplinas armónicas con la vida y entorno del paciente, que le permita integrarse plenamente en su grupo social y familiar, logrando de esta forma maximizar su calidad de vida y la de su círculo cercano.

Los episodios depresivos generalmente vienen asociados a alteraciones del interés y la motivación, por lo que interfieren en la capacidad del ser humano para experimentar placer. Estas alteraciones, impcatan fuertemente en el desarrollo vital normal de la persona, causándole aislamiento social, problemas laborales graves y desequilibrios en el entorno familiar.

Los afectados de trastornos afectivos suelen presentar alteraciones del sueño, tanto en su continuidad, como en la latencia de sueño prolongada, asi como mayor frecuencia de sueño intermitente y despertar precoz, conllevando todo ello a una disminución significativa de las horas totales de sueño.

Las alteraciones del apetito forman también parte de la sintomatología de los trastornos afectivos. La pérdida del apetito o la sobreingesta compulsiva (atracón), en espcial de alimentos con alto contenido en azúcares y grasas, es un síntoma común en pacientes con depresión o ansiedad.

La actividad psicomotora también se puede ver alterada en los pacientes que presentan algún tipo de trastorno de la afectividad, tanto a nivel de motricidad, como de actividad mental y de lenguaje. Se observan con frecuencia estados de fatiga, con una disminución evidente de la velocidad de pensamiento y de la actividad física.

Por último, las alteraciones en la cognición o de las funciones mentales, son también frecuentes en los pacientes con trastornos afectivos y se caracterizan por la presencia de lentitud en los procesos del pensamiento, con disminución clara en la capacidad de atención hacia los estímulos externos y la concentración. Así mismo, también se ecuentran afectadas la capacidad de organización, planeación y memoria a corto plazo, reduciendo apreciablemente las funciones ejecutivas de la persona.

Terapia y tratamiento para los trastornos afectivos

Para el tratamiento de los trastornos afectivos, en Vértices Psicólogos empleamos metodologías terapéuticas de tercera generación y psicoterapia avanzada de Perspectiva Integradora con altas tasas de éxito y corta duración, con el objetivo de paliar la sintomatología y devolver al paciente su calidad de vida y la capacidad de poder reintegrarse socialmente y a nivel laboral, con plenitud de facultades y estado anímico.

La base de todo tratamiento terapéutico de este tipo, es que el paciente y su círculo familiar y social íntimo tomen conciencia del problema. Su diagnóstico correcto, conocimiento y aceptación del problema por el afectado y su entorno social cercano, junto a un tratamiento multidisciplinar que incluya la psicoeducación y terapia adecuada, que les permita hacer frente a las crisis sin temores infundados y prevenir las recaídas, lograrán la remisión o disminución de la intensidad del trastorno y maximizarán la calidad de vida del paciente.

trastorno afectividad MajadahondaUna vez que el terapeuta ha realizado un diagnóstico en detalle del tipo de trastorno de afectividad y su causa raíz y, haya comprobado que la situación anímica del paciente le supone una limitación en las actividades habituales o una merma de su capacidad funcional, en sus planos familiar, social o laboral, pasamos instaurar el tratamiento psicoterapéutico. La finalidad del tratamiento será la de mejorar la situación anímica y volver a construir el funcionamiento correcto de las habilidades sociales, familiares y laborales, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente y evitar en lo posible las recaídas. 

La elección y metodología del tratamiento va a depender del resultado obtenido en la evaluación diagnóstica. En la mayoría de los trastornos de afctividad el tratamiento psicoterapéutico es más efctivo que los psicofármacos, debido a que trabaja sobre la causa del desorden, en lugar de limitarse amortiguar los síntomas o apantallarlos, aunque, en determinados perfiles de paciente, características y profundidad del trastorno, puede ser conveniente un tratamiento paliativo pararlelo con antidepresivos.