Muchos de los individuos afectados suelen presentar patrones de idealizar y devaluar en exceso a los demás, motivo por el que suelen alternar entre una concepción positiva y una gran decepción.

Los individuos borderline se caracterizan por sentir las emociones de una forma más profunda y durante un período más largo que la media, resurgiendo y persistiendo estas emociones durante mucho tiempo, por lo que estos individuos suelen tardar más tiempo en regresar a un estado emocionalmente estable, después de haber sufrido una experiencia emocional intensa.

A menudo, las personas que sufren de este trastorno son más entusiastas, alegres, cariñosas e idealistas que la media de la población norma y, por el contrario, suelen sentirse desbordados por las emociones negativas, experimentando un intenso dolor en lugar de sensación de tristeza, así como vergüenza y humillación en lugar de vergüenza de baja intensidad, rabia en vez de molestia y pánico en lugar de nerviosismo. Estas personas suelen presentar una sensibilidad especial a los sentimientos de rechazo, la crítica, el aislamiento y la percepción de fracaso. Si borderline no es capaz de desarrollar recursos propios para controlar sus sentimientos y, el trastorno no es tratado por un profesional de la salud mental, algunas de las vías para escapar de sus intensas emociones negativas pueden ser la auto-lesión o el comportamiento suicida.

trastorno limite personalidad borderline galapagar
El comportamiento impulsivo es una característica presente en los borderline, incluyendo el abuso de alcohol y drogas, los trastornos de la alimentación (en sus diversas formas), el sexo indiscriminado con múltiples parejas y sin protección, el gasto imprudente y compulsivo y, la conducción temeraria con riesgo para uno mismo y los demás. De igual manera, suelen presentar patrones de inestabilidad laboral, con cambios frecuentes de empleo y sentimental, entrando y saliendo de las relaciones de forma acelerada y recurrente.

Las personas que sufren de Trastorno Límite de Personalidad poseen una sensibilidad muy alta a la manera en que otros las tratan, mostrando sentimientos de intensa alegría y gratitud cuando perciben muestras de bondad hacia ellas y, de intenso odio, enfado y tristeza, hacia la crítica o la negatividad que puedan percibir de otros. Esto suele generar alternancia entre la idealización de los demás y la decepción frente a ellos, siendo además, sentimientos extremos o de elevada intensidad.

Los borderline presentan, asimismo,  patrones de manipulación con el fin de lograr la protección de los demás y, suelen estar impedidos para visualizar una imagen clara de su identidad personal, impidiéndoles construir metas a medio y largo plazo en las relaciones y empleos.

 

Causas y orígenes del trastorno borderline

El Trastorno Límite de Personalidad pude estar generado por diversos desencadenantes o una combinación de ellos, como un trastorno de estrés postraumático, trauma infantil acusado y no tratado, un desarrollo social anómalo  en las relaciones con familiares, amigos y otros niños, anomalías congénitas del cerebro y factores genéticos.

Existe una fuerte correlación entre el abuso infantil, en especial el abuso sexual infantil, y el trastorno borderline, pudiendo haber sido este verbal, emocional, físico; así como la pérdida de cuidadores en la primera infancia, generando un sentimiento temprano de abandono y necesidad extrema de protección.

Es por ello de alta importancia, que la evaluación y diagnóstico psicológico indague junto al paciente sobre el origen, comienzo y la gravedad de los síntomas.

En nuestros centros clínicos de Vértices Psicólogos de Madrid y de la Zona Noroeste de Madrid(A6), en Pozuelo, Las Rozas, Torrelodones, Villalba, Galapagar, Boadilla, Majadahonda y El Escorial, tratamos el Trastorno Límite de Personalidad mediante la aplicación de técnicas terapéuticas de tercera generación y psicoterapia avanzada de Perspectiva Integradora, adaptando nuestra metodología a la realidad sociocultural del paciente y el resultado del diagnóstico, estableciendo mecanismos y disciplinas armónicas con la vida y entorno socio-cultural del paciente, disminuyendo en las primeras sesiones la angustia que le genera el trastorno y permitiéndole desenvolverse e integrarse plenamente en su grupo social, laboral y familiar, logrando de esta forma equilibrar su calidad de vida y la de su círculo cercano.

 

Diagnóstico y tratamiento del trastorno borderline

El diagnóstico de borderline se basa, en primera instancia, tanto en el informe clínico pormenorizado de sus síntomas, como en las propias observaciones y experiencia del paciente. El psicoterapeuta puede solicitar al paciente pruebas adicionales como un examen físico y de laboratorio, con el fin de descartar otras posibles causas desencadenantes de los síntomas que sufre, como pueden ser trastornos de la tiroides o el abuso de drogas o alcohol.

En términos generales, un individuo debe cumplir de 5 a 9 criterios para recibir un diagnóstico de Trastorno Límite de Personalidad, debiendo estar presentes patrones de inestabilidad emocional y de las relaciones interpersonales, de comportamiento impulsivo y de imagen personal poco clara o definida (sentido de sí mismo), así como una serie de rasgos desadaptativos suficientemente marcados y patrones específicos de cognición.

trastorno de personalidad limite madrid
La psicoterapia es el tratamiento principal y más recomendado para el trastorno límite de la personalidad. En Vértices Psicólogos basamos nuestros tratamientos en las necesidades del individuo, antes que en el diagnóstico general del borderline. También puede ser necesaria y útil la medicación para el tratamiento de trastornos comórbidos, como la ansiedad y la depresión. Es muy importante desarrollar con el paciente, desde las primeras sesiones, mecanismos de prevención para evitar las conductas auto-lesivas o suicidas.

El tratamiento de este trastorno se realiza a largo plazo, empleando varios tipos de psicoterapia, dependiendo de los síntomas y la profundidad del trastorno, así como un conjunto de ellas, como la psicoterapia deconstructiva dinámica, basada en la mentalización del paciente hacia el tratamiento, la psicoterapia centrada en la transferencia (basada en principios psicodinámicos), la terapia dialéctica conductual (basada en principios cognitivos-conductuales) y la terapia centrada en esquemas; todas ellas con suficiente experiencia de desarrollo científica y clínica y de eficacia probada.