En todos nuestros centros de Vértices Psicólogos de Madrid y de la Zona Noroeste de Madrid (A6), en Las Rozas, Villalba, Majadahonda, Boadilla, Pozuelo, Torrelodones, El Escorial y Galapagar, "enseñamos a comunicarse" a los individuos ofrececiendo servicios de mediación familiar, ayudando a las parejas a que el núcleo familiar roto no se convierta en una pugna por la custodia de los hijos y que esta situación revierta de forma negativa sobre las relaciones y comportamiento emocional de los menores.

mediacion familiar Las Rozas

La Mediación Familiar tiene entre sus objetivos promover un acercamiento entre los individuos inmersos en un conflicto de pareja, permitiéndoles identificar y clarificar los intereses que aún tienen en común y, de esta forma, establecer una negociación que conduzca a acuerdos satisfactorios para toda la familia. En un proceso de mediación no existen perdedores ni ganadores, la polaridad del conflicto se resuelve en un ambiente de coordialidad y cooperación parental, a través de la búsqueda de soluciones armónicas en beneficio de todos los que se ven afectados por ellas.

El trabajo conjunto de la pareja para resolver las situaciones familiares complejas, como son la educación de los hijos o la paternidad, se acrecienta después de la ruptura. Si los progenitores continúan sin entenderse, la paternidad compartida entre dos hogares distintos puede complicar aun más esta labor. La mediación puede ser el instrumento idóneo para que los padres resuelvan en cooperación los problemas derivados de la ruptura de su relación.

Ventajas que posee la mediación familiar

La Mediación Familiar posee grandes ventajas frente a otro tipo de negociaciaciones más clásicas y ortodoxas, basadas en la intervención de abogados de las dos partes en conflicto o en las sentencias que dictan los tribunales.

  • Ofrece a la pareja un espacio tranquilo, confidencial y neutral, donde hablar de todos los problemas que les preocupan con respecto a su separación, en especial, de los hijos.
    mediacion familiar Pozuelo
  • Induce en la pareja actitudes de colaboración, frente a las actitudes de confrontación típicas de los procedimientos contenciosos. Esto de consigue porque en una mediación los dos padres están de un mismo lado y comparten un mismo objetivo, la familia y los hijos y, por tanto, se prioriza el interés compartido de la paternalidad frente a los intereses individuales de cada uno.
  • Permite a los padres decidir en libertad y sin delegar en terceros, el futuro de sus hijos, buscando el acuerdo de forma conjunta.
  • Promueve formas nuevas de hallar soluciones a problemas que la pareja no ha logrado resolver con anterioridad, logrando consensos que en el futuro, una vez producida la ruptura, les van a ayudar a resolver conflictos que vayan surgiendo.
  • Los hijos salen claramente beneficiados del entorno y la atmósfera de cooperación que se produce entre los padres.
  • Minimiza el escenario en el que los padres emplean a los hijos como "moneda de cambio", con el fin de satisfacer rencor, lograr ventajas económicas o satisfacer deseos de venganza.
  • Con la mediación y el entendimiento de la pareja, se previenen posibles comportamientos y actitudes negativas de los hijos posteriores a la ruptura.
  • Se disminuye el coste tanto económico como emocional de la ruptura, ahorrando tiempo y evitando la participación de instituciones y organismos que trabajan de forma ortodoxa sin comprender la idiosincrasia diferente de cada paraje y situación familiar.

Los mayores desfavorecidos en un proceso de separación o divorcio son los hijos. La Mediación Familiar es enormemente vantajosa para ellos, dado que durante el proceso de mediación se analizan las actitudes y comportamientos que los progenitores deben tener a la hora de minimizar las consecuencias que la ruptura y separación pueden tener en el proceso adaptativo de los menores a la nueva situación familiar.

Cómo trabajamos en mediación familiar

En Vértices Psicólogos seguimos un proceso y metodología adaptativos en los casos de Mediación Familiar, entendiendo que cada pareja, familia y circunstancias, son únicas y requieren soluciones diferentes. El mediador informa, conjuntamente, durante todo el proceso sobre todos los detalles de la intervención.

Durante la primera entrevista informativa explicamos cual es el rol del mediador y definimos, conjuntamente con la pareja, los objetivos a alcanzar durante el proceso de mediación. Asimismo, requerimos a los dos miembros de la pareja las siguientes disciplinas:

  • Ambos miembros de la pareja han de acudir a todas las citas.
  • Las reuniones con el mediador serán semanales.
  • El proceso de mediación es voluntario por lo que, cualquier miembro de la pareja puede suspender su asistencia en cualquier momento del proceso, si bien ha de acudir a una última cita y exponer las razones que le llevan a no desear continuar con el proceso de mediación.
  • No pueden existir confidencias de un solo miembro de la pareja (o de cualquier otra persona) con el mediador. Si estas se produjeran, el mediador expondrá a ambos en la siguiente cita el contenido de las mismas. En todo momento existe una política de "información compartida"

Todos los contenidos de las entrevistas son confidenciales, por lo que, en aquellos casos en los que no se finaliza la mediación, el mediador no podrá revelar dato alguno que pudiera perjudicar a cualquiera de los miembros de la pareja, si el proceso se encauza por vía contenciosa.

mediacion familiar Majadahonda
El proceso se divide, esencialmente, en dos fases claramente diferenciadas, la denominada pre-mediación y, posteriormente, la mediación. La duración del proceso suele ser de unas 9 sesiones, si bien la proactividad y colaboración de la pareja a la hora de alcanzar acuerdos rápidamente, pueden acortarlo a menos sesiones.

Durante la primera fase de pre-mediación, el mediador obtiene toda la información necesaria sobre la situación actual de la pareja y sobre las circunstancias y entorno que han conducido a la misma, siempre de acuerdo a la interpretación libre y personal da cada miembro. Esta fase consta de un máximo de 3 entrevistas.

Durante la segunda fase, o de negociación, se tratarán todos los asuntos sobre los que se ha de alcanzar un acuerdo y que se han expuesto en la entrevista inical como objetivos. Esta segunda fase, busca alcanzar un acuerdo consensuado entre ambos miembros de la pareja. En algunos casos y, superada la fase de pre-mediación, algunas parejas no desean seguir adelante con el proceso de separación, por lo que la mediación se da por terminada en la primera fase. Los acuerdos alcanzados en todos los asuntos tratados durante la fase de negocación, se llevan a un documento que le servirá a la pareja para tramitar de forma rápida su separación o divorcio judicial.